Bienvenido

¿Qué debo hacer para mantener la higiene de mi colchón?

Los colchones deben seguir unas pautas para mantener la higiene de los mismos. Puede utilizar una funda o cubre colchón para proteger su colchón.
Si su colchón es de látex hágalo con una funda transpirable, sino el colchón perderá sus propiedades y puede aparecer humedades. ATLAS cuenta con dos fundas totalmente transpirables. Para el resto de colchones puede además utilizar el cubre colchón con tejido fresco de algodón.

Una medida que contribuye a mejorar la higiene de su colchón es la aireación. Es muy importante que el colchón se airee todos los días antes de hacer la cama. Pensemos que durante la noche el colchón permanece en un microclima, normalmente con ventanas cerradas, y con el calor corporal de nuestros cuerpos. Por ello debemos airearlo por la mañana antes de hacer la cama. Quitar la ropa de cama o retirarla hacia atrás y dejar que el colchón se airee, que respire es imprescindible cada día.

Otra norma básica es voltear el colchón de cabeza a pies y de pies a cabeza, y de arriba abajo y viceversa, al menos una vez por trimestre. Es importante utilizar cubre colchones o fundas para el colchón que lo aíslen de agresiones externas. Para ello dispone en ATLAS de distintos cubre colchones de entre los que puede elegir. Para una limpieza más exhaustiva aspire su colchón de forma regular.

¿Qué colchón se recomienda para los niños?

Para los más pequeños de la casa recomendamos colchones con firmeza. Pero no es lo mismo firme que duro. Los colchones firmes son aquellos que mantienen durante la noche el cuerpo en la posición correcta, y levantado sin que sufra desviaciones. Pero no necesariamente tienen que ser duros, sino que podemos tener colchones con firmeza, pero con una acogida agradable que facilitará el descanso de los niños. No es recomendable para los niños un colchón blando o mullido, ya que pude alterar el correcto desarrollo físico por las posiciones adoptadas durante el descanso.

¿Cuándo podemos decir que un colchón está deformado?

Debido al uso de forma diaria y continuada de un colchón, se puede producir un ligero hundimiento en la zona dónde mayor tiempo descansamos. Esto se considera normal y no se trata de un defecto de fabricación. Esta variación o hundimiento puede ser de hasta 3 cm y es completamente normal debido a los materiales suaves, acolchados ligeros y tejidos con los que están fabricados los colchones.

Puede comprobar usted mismo si el ligero hundimiento que presenta su colchón se trata de esta variación normal de uso o no. Ponga una cuerda o hilo grueso a lo largo del colchón y meda los cm de hundimiento. Si está dentro de los 3cm que hemos comentado antes se considera normal y si excede estos cm ya podemos hablar de un hundimiento atípico.

Las cualidades internas del colchón se mantienen intactas.

¿Cuál es el tiempo de duración de un colchón?

Un colchón tiene una duración de 5 a 10 años dependiendo las características de este y sus materiales. Este es el período de tiempo en el que el colchón mantendrá las cualidades para un óptimo descanso, y también sus propiedades de higiene.

Hay colchones que pueden durar menos, dependiendo del uso que se les proporcione, o por los materiales utilizados para su fabricación, pero difícilmente pueden durar más, ya que aunque en apariencia nos parezcan que están nuevos, solo están como nuevos. Es decir por dentro el colchón no tendrá cala cualidades de higiene óptimas para el descanso, ni las cualidades que garantizan el buen descanso, porque los materiales habrán perdido estas cualidades.

Por ello recuerde renovar su colchón o colchones como muy tarde cada 5 ó 10 años no más. Le recordamos que cuando quiera comprar un colchón en nuestra página, vea de forma especial los productos que le ofrecemos como “recomendados”.

Soy una persona corpulenta ¿esto influye a la hora de elegir el colchón más adecuado para mi?

Si, el peso influye en la elección del colchón. Pensemos que cuanto más peso tengamos mayor presión ejerceremos sobre el colchón y por lo tanto la sensación de firmeza variará.

En ATLAS tenemos unos videos en nuestros colchones dónde personas de diferentes pesos y corpulencias, prueban el colchón haciéndose una idea de la acogida que mostrará el colchón en su cuerpo.

Como nociones generales le diremos que en personas con pesos altos no se recomiendan colchones como los látex o colchones de visco muy acogedores, ya que el peso producirá una acogida excesiva del cuerpo pudiendo adoptar malas posiciones en el descanso. Serían en este caso recomendables los colchones de muelles ensacados, o los colchones con poca visco y diseñados para estos casos.